Scott Weiland, “The Date”, del Lp 12 Bar Blues

image

A Destiempo, voy a escribir y hablar de este álbum el cual en su momento de salida fue aclamado por la crítica, aunque en ventas no tuvo el auge que se esperaba.

“12 Bar Blues”, primer álbum solista de Scott Weiland, vocalista de Stone Temple Pilots, el cual posteriormente lo veríamos en Velvet Revolver y ya después de regresar a Stone Temple Pilots, acabó teniendo diferencias y más tarde  forma “Scott Weiland & The Wildabouts”, por cierto con un cuarto Lp (Long Play de larga duración) el cual recomiendo, quizá después escribiré de el.

Por ahora recuerdo que este disco lo encontré tarde, no en su época de salida,  aunque si recuerdo haberlo visto (Pero aún no estaba metido en STP) y no lo adquirí en su momento, el gran descubrimiento fue entre el 2002 o 2005, e inmediatamente me lo llevé ya que en esos años tenía una banda y estába en pleno auge, muy inspirado por lo que hacían los  Stone Temple Pilots, ya se imaginarán ese proceso de estudiar cada Álbum, cada sonido, cada acorde.

Al llegar a casa y poner el Cd en mi Estereo me quedé quieto y me sente cerca de la ventana para escuchar de principio a fin, obviamente hubo tracks que me atraparon más que otros, en el caso particular les diré que fueron; “Divider”, “The Date” y “Lady Your Roof Brings Me Down”, aunque les recuerdo que para este caso me mal viajé y gozé con “The Date”.

Cabe mencionar que este álbum, entre canción a canción canción poseen algo que se ha perdido por todas las herramientas digitales en estudio e internet, no quiero ser purista o algo así pero en este trabajo se plazma una época única, lo viejo acompañado de un futuro que estaría marcado de baches, tanto emocionales como generacionales. Regresando al tema que estoy repitiendo y escuchando en este momento es “The Date” (La Cita).

A veces una canción o disco suelen acompañarnos por el resto de los días por que llegan en un momento en el cual hacen conexión con el momento por el cual estamos pasando, comienzan a marcarnos hasta atraparnos en un paisaje sonoro que retrata el momento exacto y se convierte en parte de nuestro existir.

Esta canción hace que sientas frío, calor te envuelve, marea, es como cuando estamos algo ebrios en nuestra recámara y quieres decir: “No Me Toquen, Ando Chido”, con el intro de los acordes de la guitarra con un efecto de trémolo seguido de el ruido de las pastillas de la guitarra o ampli más las baquetas atrás y un acompañamiento de percusiones, seguido de la batería y la voz sucia, un tanto distorsionada de Weiland con un efecto Delay orquestado de la automatización en la mezcla hace que eñ efecto de Reverb más Delay vaya y venga hace que la experiencia sea todo un viaje, literal, ojalá pudieran desconectarse de todo y por lo pronto escuchar esta canción, después échense todo el disco y desconéctense de todo, déjense llevar y después platíquenlo con ustedes mismos y aprendan a escuchar, gozando de cada instante, ya que lean la letra sentiran un escenario de desolación, duda, quizá un reproche después de un mal momento en una relación de Amor, Odio, Amor.

Un relato que al momento de llegar al coro tiene un climax con un grito de reclamo, de desolación que dice repetitivamente” I Love You, I Love You, I Love You” hasta ponerse áspero, deforme en el cual teemina con algo libre que continúa para perderse en el vacío, en el final. Voces de radio temas de relaciones, tema principal en los 90 el cual se refleja en diversas películas…

Scott Weiland quizá sea un genio incomprendido y las ventas o críticas no hicieron justicia en su momento pero creanme que en los años que llevo estando cerca, analizando y estudiando este tipo de cosas hacen que se los recomiende y ojalá como a mi, les sirva de relajante, de distractor y los cure a instantes, “Todo es momentáneo a veces para siempre”…

Divider es otro tema que hace que lleguenos a otro lugar, otro país, entre un piano, marimba, timbales y la voz peculiar de Scott, si algo tiene este disco es que no es monótono.

Lo más sorprendente este disco es nada predecible, sorprende en cada canción y demtro de cada canción, de lo eléctrico a lo teatral o cabaretero que puede resultar el sonido. La peoducción e ingeniería es de esos trabajos que merecían diversos premios, es más hay una colaboración de Sheryl Crow con su acordeón, y leyendo los créditos parece un Inge y productor llamado Rafa Sardina.

Instrumentos de cuerda, guitarras de Pawn Shop, sonidos viscerales saliendo de amplis pequeños y sucios, baladas, un disco que habla de relaciones tormentosas, desamor el más simple, honesto y puro amor, Un perfecto compañero para entendernos, escapar de la realidad inspirarnos y curarnos de aburrimiento y hasta mal de amores…

Les dejo el link pero de preferencia busquen el Cd y comparen el streaming Vs el Cd, para cuando salga el vinyl, compárenlo, son experiencias distintas, hágalo usted mismo.

En Estudio:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s